Leg. de carruajes

ORDENANZA PARA LA CONSERVACIÓN Y POLICIA DE LAS CARRETERAS GENERALES (16.09.1842) – GACETA DE MADRID

RD SOBRE CONSTRUCCIÓN, CONSERVACIÓN Y MEJORA DE LOS CAMINOS VECINALES (18.04.1848) – GACETA DE MADRID

Sólo se pone el texto del último día de publicación porque es en el que figuran las normas de circulación.

RD SOBRE CONSTRUCCIÓN, CONSERVACIÓN Y MEJORA DE LOS CAMINOS VECINALES (18.O4.1848) – TEXTO LEGIBLE

REGLAMENTO DE CARRUAJES DE 1857 – GACETA DE MADRID

REGLAMENTO DE CARRUAJES DE 1857 – TEXTO MODERNO

Este reglamento sorprende por su modernidad ya que exigía:

Licencia de circulación, inspección previa de sus características antes de su puesta en circulación, criterios de construcción para que pudiese ser homologado, emisión de un certificado de características por un perito calificado así como obligación de identificar al carruaje con un número individualizado y con el nombre de la empresa.Contaba con disposiciones sobre la colocación de la carga y sobre los asientos de los pasajeros, las luces obligatorias en el vehículo, exigía que los pasajeros llevasen consigo un documento de identificación, diferenciaba entre las tarifas de adultos y las de niños, requería el registro de personas y equipajes que iban en el vehículo, el conductor debía llevar una hoja de ruta con el recorrido, los billetes indicaban los derechos y deberes de los pasajeros, la empresa tenía la obligación de subsanar los defectos sobrevenidos en el viaje, el público tenía que tener visibles las tarifas, los horarios, las paradas y los recorridos, existía limitación en las horas de conducción, estaba reglamentado el adelantamiento entre este tipo de vehículos, era necesaria una edad mínima para los miembros más jóvenes de la tripulación, los conductores debían aportar un certificado de antecedentes, tenía que haber cuadernos foliados y numerados para que los clientes pudiesen escribir sus quejas, se castigaba a los peritos que falsificasen el certificado de características, habia multas por el servicio mal prestado o por no observar este Reglamento, que por otra parte debía estar a disposición del público y se preveían las autoridades encargadas de su cumplimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*